Qué significa que mi CPU sea de 32 o 64 bits y cuál es la diferencia

Una ‘stablecoin’ que no se puede minar, con lenguaje de programación propio y una reserva opaca: así se diferencia Libra del resto de criptomonedas
junio 19, 2019
Gracias a esta inteligente innovación japonesa, ya no existen los idiomas “extranjeros”.
junio 21, 2019
Show all

Qué significa que mi CPU sea de 32 o 64 bits y cuál es la diferencia

En el mundo de la informática, los 32 y 64 bits se refieren al tipo de unidad central de proceso o CPU, al sistema operativo, los drivers y el software. Todos ellos utilizan una misma arquitectura. De esta manera todos los componentes hablan “el mismo idioma”, y pueden funcionar correctamente los únicos con los otros.

Por lo general, las arquitecturas más utilizadas a día de hoy son dos. Por un lado están las de 32 bits, a cuyo software es conocido también como x86, y por otra el hardware de 64 bits cuyo software se conoce también como x64 o un x86-64 al que a su vez también se conoce como AMD64.

Las nomenclaturas se refieren a cómo se almacenan los datos. Como su nombre sugiere, los sistemas de 32 bits almacenan sus datos en piezas de 32 bits, mientras que los otros lo hacen con piezas de 64. Esto puede decir que, por lo general, al trabajar con “palabras” más grandes puedes hacer más en menos tiempo, lo que facilita que puedas llegar a hacer más en menos tiempo.

El que la CPU de tu ordenador tenga 32 o 64 bits depende de lo viejo que sea. Prácticamente todos los ordenadores que te llevas pudiendo comprar en la última década tienen casi seguro una arquitectura de 64 bits. Pero todavía hay personas e instituciones con equipos muy antiguos de 32 bits, o sea que tanto los sistemas operativos como los desarrolladores de software siguen dándole soporte.

Apple es la gran excepción en todo este lío. Ellos empezaron a implementar los 64 bits en 2009 con Snow Leopard, y como tienen el control de su hardware y sistema operativo poco a poco han ido haciendo de esta arquitectura la única opción en sus equipos de sobremesa. Por lo tanto, las aplicaciones para estos ordenadores también suelen ser casi siempre sólo de 64 bits.

¿Qué diferencias hay entre ambos?

La principal diferencia entre ambas arquitecturas es que los procesadores de 32 bits no son capaces de gestionar tanta memoria RAM como los de 64. Tengas en tu ordenador 8 o 16 GB de RAM, un sistema operativo de 32 bits sólo puede aprovechar un máximo de 4 GB. Los de 64 bits pueden utilizar muchísima más, teóricamente hasta 16 Exabytes, unos 16 millones de Terabytes.

Aún así de momento estamos lejos de que haya ordenadores domésticos capaces de montar tanta RAM, y desde luego los sistemas operativos tampoco llegan a esas cantidades en sus topes. Por ejemplo, la versión Home de Windows 10 de 64 bits puede trabajar con hasta 128 GB, y la versión Pro puede con hasta 512 GB de RAM.

Esto es importante dependiendo del uso que le des al ordenador, ya que afecta directamente a la multifunción. Con 3 o 4 aplicaciones abiertas a la vez un procesador de 32 bits podría funcionar bien, pero si abres más necesitarás más RAM, por lo que no puedes utilizar tantas como en los sistemas de 64 bits.

Como hemos dicho antes, los ordenadores de 64 bits tienen capacidad de hacer más en menos tiempo. Pero tienes que tener en cuenta que eso no quiere decir que las aplicaciones de 64 bits sean siempre más rápidas, ya que esta velocidad dependerá de la manera de funcionar y de las exigencias de cada aplicación.

Pero otras veces sí que son más rápidas porque con 64 bits se puede asignar más memoria virtual por proceso. Con 32 bits sólo puedes asignar 2 GB de memoria a cada aplicación, mientras que teóricamente los 64 bits pueden llegar a los 8 TB. Esto lo notarás especialmente en programas exigentes que hagan especial uso de la memoria como Photoshop.

Por lo tanto, como las aplicaciones optimizadas para sistemas operativos de 64 bits como las propias Photoshop o Virtualbox aprovechan al máximo la amplitud del proceso y la memoria que les brinda el sistema operativo, pueden trabajar más rápido y ser más eficientes.

Eso sí, a la hora de jugar las diferencias ya no son tantas. Pocos juegos requieren más de 4 GB de memoria RAM, por lo que la arquitectura no va a ser tan importante como tener una buena tarjeta gráfica con la que mejorar su rendimiento.

Fuente: www.Xataka.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp SERVINCOL & CIA SAS