25 años con Amazon: El gigante de Jeff Bezos que transformó el comercio en Internet

La seguridad se pasa a la nube para proteger a las empresas.
julio 4, 2019
iPhone 11: así será y funcionará la triple cámara de (algunos de) los próximos móviles de Apple, según 9to5Mac
julio 25, 2019
Show all

25 años con Amazon: El gigante de Jeff Bezos que transformó el comercio en Internet

La empresa del hombre más rico del mundo no ha hecho más que crecer hasta convertirse en una de las más importantes de siempre.

No es fácil levantar un gigante comercial de la nada. Como para cualquier objetivo de enjundia que tenga en esta vida, hace falta trabajo, constancia y, hay que reconocerlo, también un poco (o mucha, o muchísima) suerte. Un buen ejemplo de esto es Amazon. Una compañía que, en tan solo 25 años, ha tenido tiempo suficiente para convertirse en una de las empresas líderes de un mundo que no es el mismo desde su aparición en escena. Una compañía con una historia a la altura de otras como Apple, Google o Microsoft. De esas que comienzan en un garage dejado y polvoriento y terminan en un rascacielos de más de cincuenta pisos.

Cadabra

Buena culpa del éxito del gigante la tiene su fundador; el archiconocido Jeff Bezos. Siendo tan solo un joven recién salido de Princeton, universidad en la que se graduó en 1986, comenzó a hacerse rápidamente un nombre dentro de hasta llegar a convertirse en vicepresidente de la importante firma de Wall Street D. E. Sahw and Co. Puesto que abandonó a los 26 años para lanzar su propia empresa desde su garage en la ciudad de Seattle (Washington). El resultado de dicha aventura fue Cadabra, el embrión de Amazon.

El 5 de julio de 1994, cuando la empresa nació, se dedicaba exclusivamente a la venta de libros por Internet. Bezos era consciente de que la red era un campo fértil cuyo potencial era infinito. Respecto a la elección del producto, pensaba que, al menos en principio, lo más oportuno sería centrarse en alguno que contase con un catálogo amplio dentro de un espacio en el que, además, se realizasen recomendaciones. «Con más de tres millones de títulos en venta y disponibles a través de todo el mundo, la categoría libros dispone de más artículos que cualquier otra», reconocía el fundador de la empresa en una entrevista años después.

Al mismo tiempo, en su búsqueda incesante por mejorar el volumen de negocio, el empresario no tardó en optar por cambiar el nombre a la empresa. Había caído en la cuenta de que si le ponía uno que empezase por «A» los buscadores lo premiarían. Fue así como, finalmente, surgió Amazon.

La empresa explotó finalmente en el año 1997, año en el que salió a bolsa. El valor que alcanzó no fue nada desdeñable, situándose por encima de los 50 millones de dólares. Así describió Bezos lo que esperaba de Amazon tras convertirse en un millonario: «La gente mirará hacia atrás y dirá que el final del siglo XX fue un buen momento para estar vivo en este planeta».

A pesar del rápido despegue, no todo podían ser vino y rosas. No pasó demasiado tiempo antes de que otras compañías comenzasen a atacar a la nueva empresa. Incluso llegó a tener que pleitear con la importante cadena estadounidense Wallmart, que acusaba al negocio de Bezos de haberle robado su idea empresarial. A pesar de ello, Amazon continuó creciendo a pasos agigantados, tanto que, en torno a 1998, ampliaba su oferta a otros productos, como compactos de música, videojuegos o películas. «Nuestro objetivo es permitirle a los consumidores descubrir en la red todo lo que pueden querer comprar», dijo el presidente de Amazon en una ocasión respecto a su idea de negocio.

El servicio Prime

En 2002 la empresa continuó diversificándose lanzando Amazon Web Services (AWS), un proyecto sumamente ambicioso que a día de hoy es reconocido como la oferta de computación en la nube más importante a nivel internacional. Una plataforma que ofrece más de 165 servicios integrales y cuenta con millones de clientes en todo el mundo.

Habiendo entrado ya de lleno en el siglo XXI, Amazon se atrevió a dar un (enorme) paso más en su incesante evolución. En el año 2005 lanzaba el popular servicio Amazon Prime, que permite el envío de los productos vendidos por la empresa, así como los de algunos terceros, de forma completamente gratuita y en un plazo nunca superior a 48 horas. No obstante, normalmente suele realizarse en un día.

A pesar de la rápida diversificación de la empresa, todavía quedaban muchos palos que a Bezos no le había dado tiempo a tocar. Comenzó a adquirir empresas y a arrancar nuevos proyectos, entre los que destaca, quizá con particularidad, Amazon Prime Video. El ambicioso servicio de vídeos en «streaming», que vio la luz hace apenas dos años, en 2017, no ha necesitado demasiado tiempo para llevar a cabo numerosas producciones que han sido del agrado tanto del público como de la crítica. Véanse ejemplos como la distópica « The Man in the High Castle» o la hilarante «The Grand Tour». Mención especial merece también la futura serie basada en el mundo del «Señor de los Anillos», que tratará de convertirse en el alternativa de todas aquellas personas que todavía están asimilando el final de «Juego de Tronos».

Anteriormente, la empresa se había atrevido a sumergirse en el mundo de la música a través de Amazon Music, cuya beta se lanzó en 2007, pero que no llegó a España hasta finales de 2012. Este servicio permite el acceso a un número ingente de canciones (más de dos millones), las cuales se pueden disfrutar sin necesidad de contar con conexión a Internet.

Pero la cosa no queda ahí, hace apenas un mes el dueño de Amazon presentaba al mundo « Blue Moon», una enorme nave con la que se pretende llegar a la Luna próximamente. «Es hora de regresar a la Luna. Esta vez para quedarse», anunciaba el magnate durante la celebración del acto en Washington.

Fuente: www.abc.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp SERVINCOL & CIA SAS